lunes, 27 de diciembre de 2010

¿Qué… Yo… Que?...Cap 21

[Ohh sii... Estoy viva]


-¿Quieres comer algo antes de salir?
-No- Dijo- ¿Y tú?
-Tampoco

Me metí en su auto y llegamos en unos diez minutos. El día anterior habíamos estado en tremenda fiesta y ese día, todos iríamos a una discoteca a pasar la última noche libre. Sebastián y yo nos habíamos dedicado a dormir toda la mañana.

Entramos y nos sentamos en una mesa en la cual se sentaron algunos compañeros cuando llegaron. Empezamos a tomar algunos tragos y a hablar.

Sonó una de mis canciones favoritas así que Sebastián me sacó a bailar, bailamos unas cinco canciones y luego los dos volvimos a la mesa.

Me tomé otro coctel y luego seguí bailando, todos nos rotábamos de parejas.

-Bailas bien, doctora- Me dijo Santiago guiñándome un ojo
-Y tu también doctor- Dije mientras lo miraba a los ojos y veía borroso así que volví la vista al piso

Cambié de pareja a un enfermero que en realidad había visto pocas veces

-¿Y tú eres?- Me preguntó el
-Daniela- Respondí yo tratando de hacer que me escuchara
-Daniel- Dijo riendo
-¿Y tienes novio?
-Si- Respondí riendo

Me apretó contra el aunque no de manera morbosa

-¿Y es celoso?

Me reí. Empezaba a marearme.
Cuando la canción se detuvo cambié de pareja, reconocía ese olor a metros. Me apoyé en su pecho mientras bailábamos lento para descansar.

-¿Qué te pasa que no bailas?- Me preguntó mientras me mecía

Yo no respondí nada mientras me apretaba contra él y cerraba los ojos con fuerza. Me alzó el rostro con un dedo

-¿Qué pasa?

Negué con la cabeza y volví a apoyarme en su pecho
El me alzó el rostro y me miró por unos segundos, luego me besó. Con demasiada paciencia.

-¿Qué pasa?- Preguntó poniendo mi rostro entre sus manos

Fruncí el ceño

-Estoy mareada

Me deshice de sus manos y salí tambaleándome hacia el baño. Me recosté en el lavamanos

-¿Tienes ganas de vomitar?- Me preguntó el preocupado
-No- Respondí mientras me echaba agua en la cara
-¿Cuánto has tomado?
-Unos dos… o tres
-Entonces…¿Porqué estás así?
-No sé- Respondí yo mientras me secaba

Ahora estaba empezando a sentir un cólico terrible.

Atravesé toda la pista de baile para llegar hasta mi bolso, saqué una pastilla. Sebastián me miraba con cara de interrogante. Me la tomé con un trago de agua

-¿Qué tomaste?—Preguntó confundido
-Una pastilla- Respondí mientras le tomaba la mano y lo llevaba hacia la pista de baile
-Obviamente- Me pareció escuchar que dijo. Pero no consideré necesario una explicación.

El me abrazaba con ternura mientras yo me movía torpe y lentamente esperando que se me pasara el mareo.

Luego comenzamos a bailar normal, aunque yo no estaba bailando con tantas ganas. Se resignó y se limitó a besarme con ternura, de pronto sentí que me dormía.

-Linda- Dijo riendo- Esta bien, nos vamos ya

Junté mi frente contra la suya

-No es necesario- Renegué
-Pero es mejor- Respondió el- Es media noche, está bien.

Llegamos a casa y abrí la puerta, estuve a punto de caerme. El me cargó como si pesara cinco kilos. Me dejó en la cama y yo me paré a ponerme mi pijama. Tambaleando fui hasta mi cama

Sebastián me cobijó y se empezó a desabotonar la camisa, luego pasó su fría mano por mi cintura y se acurrucó conmigo.

Estaba cansada, mareada y soñolienta. Aún así, no me dormí como una bebé, no podía dormir. Seguía teniendo ese dolor silencioso y la cabeza y el estómago me daban muchas vueltas. Me pareció muy extraño que el alcohol causara ese efecto en mi, normalmente solo me mareaba y recordaba absolutamente todo lo que hacía. Jamás me daba nauseas ni cansancio.

-¿Qué te ocurre?- Preguntó Sebastián

Odiaba que se diera cuenta de que yo estaba despierta. Yo no me movía mucho, pero mi respiración si era diferente cuando algo me molestaba. Sebastián jamás dormía hasta que yo lo hiciera.

-Solo me duele- Respondí con voz quebrada
-¿Estás llorando?- Preguntó el alzando su torso para verme
-No quites tu brazo- Dije poniéndolo en mi vientre- Está caliente

Me apretó contra el

-¿Quieres que te traiga algo?
-No- Susurré en voz baja- Gracias. Yo solo…- Se me quitaron las ganas de hablar así que pare.
-¿Quieres te inyecte?
-No- Respondí yo- Voy a estar bien

El suspiro

Cerré los ojos con fuerza hasta que perdí el sentido

Día siguiente:

Entré a la habitación de la paciente de diez años que me habían asignado en compañía de una enfermera.

-Hola Clara- Dije sonriente- ¿Cómo amaneces hoy?
-Bien- Respondió ella con voz dulce

Puse el termómetro en su boca y escuché su corazón.

-Noventaiocho latidos por minuto - Dije en voz alta para que la enfermera tomara nota
-No hay problema con los ojos- Dije luego de examinarlos
-Treinta y …- Miré el termómetro que se movía borroso frente a mí y traté de enfocar, pero no funcionó. Los pies me fallaron y me fui al piso, me di un golpe con la mesa que se encontraba al lado de la camilla.
-Doctora- Dijo una voz femenina. La enfermera.

Abrí los ojos con pesadez mientras sentía el dolor del golpe

Se escuchó el golpe seco de una puerta al abrirse y chocarse contra la pared

-Doctora- Dijo alguien


Cuando abrí los ojos de nuevo sentí una punzada en un brazo
Gemí

-No te preocupes- Dijo Santiago. El doctor Santiago- Es para una prueba. ¿Estás tan cansada de anoche?
-No no no- Respondí yo- No tiene nada que ver. Sabes que no vendría aquí en ese estado.
-Bromeaba. Sé que no lo harías. Pero ¿Qué es lo que tienes?
-Sueño- Respondí riendo. El también se rió.
-Tu estas enferma- Dijo el poniéndose serio.- Tienes fiebre, desmayo inusual, no has descansado… Es mejor que vayas a casa.
-Pero…
-Shh- Me calló- A tu casa.

Me acompañó a sacar mis cosas y a subirme en mi auto

Conducí hasta mi casa resignada mientras de nuevo sentía dolor, le tenía que agradecer a Santiago.

Me tiré en la cama y abracé la almohada. Creí que moriría de dolor.

Podían pasar horas, minutos, segundos, pero no tenía sentido contarlos. Me tomé una pastilla aunque sabía que solo actuaba como antinflamatorio unos cinco minutos.
Me levanté a vomitar y luego terminé llorando acostada… Tal vez estaba sentimental, tal vez era el dolor, tal vez era el desespero.

Salté cuando escuché la voz de Sebastián

-Daniela- Dijo entrando a la habitación- ¿Por qué no me dijiste que venías para acá? Me acaban de decir que…¿Por qué lloras?- Pregunto con voz dulce mientras se sentaba a mi lado

Solo me limpié una lágrima

-¿Te duele mucho?
-Algo- Respondí yo en voz baja
-Pero es normal- Dijo el cariñoso mientras me acariciaba la mejilla, luego, se acostó a mi lado.

De pronto el dolor me permitió cerrar los ojos tranquila y me dormí, cuando me desperté Sebastián se encontraba acostado el frente mío y me miraba fijamente. Nos quedamos así unos cinco minutos

-Tus ojos- Dijo el sonriendo
-Los tuyos- Respondí yo de la misma manera

Se acercó a mi y me besó, hasta que el dolor volvió

-Me preocupas- Dijo Sebastián frunciendo el ceño
-Soy solo yo- Respondí suspirando
-Solo tu y el pequeño

Cerré los ojos y me quedé descansando unos segundos, hasta que caí en cuenta de lo que había acabado de decir

-¿Qué dijiste?
-No eres solo tu. El bebé

¿Qué idioma estaba hablando?

-¿El bebé?
-El nuestro, quiero decir
-Estas diciendo que… ¿Qué estas queriendo decir?
-Por Dios Daniela, estás embarazada.- Soltó de la manera mas general que encontró
-¿Qué… Yo… Que?- Pregunté con voz temblorosa
-No me digas que tu no… No estoy entendiendo nada
-Yo…Tampoco ¿Quién te dijo eso?-Pregunté intrigada
-Santiago. Que te hizo unas pruebas ¿Acaso no te dijo?
-No- Respondí ausente

Sentí otra punzada y entonces me quise morir

-Yo… El alcohol… Las pastillas Sebastián, me acabo de tomar otra
-¿Ibuprofeno?

Asentí

-Yo… - Comencé a llorar- Mi bebé… Mi bebé Sebastian ¿Qué hice?
-Calmate

Me maree. Había tomado alcohol, había bailado hasta que no pude más… Incluso había tenido sexo. Había dormido poco, había escuchado música pesada. Ahora yo era lo mas asqueroso del planeta.

-Yo no quiero- Lloré- No quiero perderlo

Sebastián me miro preocupado mientras fruncía el ceño. El vacío me llamó, y yo le contesté.

-------------------------------------------------------

¿Es acaso el cap mas largo de la historia... ? Pues no sé XD Algo parecido
Jajaj... Tomenlo como regalo... No publico hace raatoo
Lo siento por eso.. Y gracias a las que leen el blog :)

Les deseo lo mejor para el próximo año y pues.. Las quiero!!

Eso sí, no olviden el comentario.. Y para las que quieran saber mas seguido de mi

pensamientosdedaniela.blogspot.com



7 comentarios:

andii* dijo...

aw, me encanto el cap!! <3
Daniela embarazada?? de nuevo??
extraño...
wow!
debes publicar pronto! estoy intrigada!!
:D
te leo! y...
felices fiestas!

Carooo(: dijo...

Hola :) ¡Qué bueno que publicaste! jiji Me fascino el capítulo ♥ Espero que ahora sí Daniela tenga a su bebé. Publica pronto, ¿si? Y si puedes pásate por mi blog por fa: http://amusicallovestory.blogspot.com/ Besos.

Eugenia dijo...

Aww q buenoo q publicaste!!Me alegroo ♥♥Hermoso capituloo!!Enserio lo mas :D
Besos!!

Mariana dijo...

aaaaaaaaaaaaaaaahi que lindooooooo!
me gusto mucho! embrazada! embrazada! embrazada!embrazada! embrazada! embrazada! embrazada! jajaja que emocion!
felices fiestas!
que tengas un hermoso 2011!
amo tanto este blog!
es tan romanticooooooooooo!
besoooooooooos dani!!!!

Laura dijo...

Esta embarazada!
La pobreeeee esperemos que el bebe este bien.
Me encanta tu historia!!!!y gracias por dejarme leer la historia desde el principio.
Besos

Bruchi dijo...

Que bueno que volviste =)
Me encantó siii que siiii
hhahha no demore y si puedes pasa por mi blog si?
http://isthevoicewithin.blogspot.com/ besos

nats *-* dijo...

olaaaaaaaa!!!
amoo tuuss blooggss (:
comentaa siii quieroo leer!!
quieroo saberrr cm va a ser el pequeee

Publicar un comentario

 

Blog Template by YummyLolly.com - Header Image by DaPino Graphics